Segunda maqueta

Esta segunda maqueta está formada por sacos de tela, que pueden plegarse hasta convertirse en una mochila fácilmente transportable. Cuando necesitemos montar nuestro hábitat nómada, llenamos los sacos de arena y los apilamos tal y como se muestra en las fotos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Segunda idea

Tras la primera entrega, me he dado cuenta que para adaptarme completamente al desierto, más que imitar sus formas, debería utilizar los materiales que la naturaleza me ofrece, y evidentemente el más abundante es la arena. Además, la arena puede hacerme una gran función aislante.

También tiene que ser algo mucho más nómada, ya que en un desierto, con unas condiciones meteorológicas tan adversas, no puedo cargar con algo tan pesado.

Ante eso, he pensado hacer una hábitat con sacos de arena

Primera maqueta

Para representar la infinidad del desierto, he elegido un volumen horizontal y alargado. Las zonas rocosas las he simbolizado mediante líneas en zig-zag tanto en los laterales del volumen como en la cubierta.

Además con estos laterales en zig-zag consigo crear tanto huecos, como unas plataformas al interior de mi hábitat o al exterior donde puedo realizar necesidades básicas (comer, dormir,…). La cubierta de mi prototipo, puede adaptarse según el soleamiento.

He conseguido hacerlo plegable, con las paredes abatibles, para que sea nómada y poder transportarlo con mayor facilidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El desierto

En esta situación llevamos todo mucho más al límite: he salido de casa de mis padres y ahora tengo que habitar en un desierto.

Aquí las condiciones meteorológicas son muy adversas, por lo que a la hora de construir mi prototipo tengo que tener muy en cuenta los contextos (físicos/materiales, inmateriales, virtuales,…). En este caso lo más importante es tener en cuenta la luz, la sombra, los espejismos, el viento, la arena,….